Gingivitis causada por las muelas del juicio
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

 

Las muelas del juicio son los terceros molares que salen al final de la boca. Son las que están más próximas a la garganta y a menudo ocasionan problemas bucales. Al no tener espacio para salir o desarrollarse, causan algunos efectos dolorosos y dañinos. Uno de ellos es la gingivitis, de cual hablaremos en este artículo.

¿Qué son las muelas del juicio y cómo causan gingivitis?

Las muelas del juicio, llamadas cordales o terceros molares, crecen naturalmente en la boca. Forman parte del tren dental y salen al final de la dentadura. Nacen arriba y abajo, y suelen causar mucho dolor al crecer. La razón, es que no tienen espacio suficiente y “rompen todo a su paso”.

Algunos especialistas dentales recomiendan retirar por completo todas las cordales. Esto puede ir de una simple extracción hasta una intervención quirúrgica. Si hay problemas y no se realiza este procedimiento, el resultado es un fuerte dolor, enfermedades bucales y la aparición de la gingivitis.

La gingivitis es una enfermedad muy común pero leve que padecen las encías. Esto causa irritaciones, hinchazón, enrojecimiento e incomodidad. Inflama toda la encía haciendo que sangre durante el cepillado. Su detección tardía causa enfermedades crónicas como la periodontitis.

La relación entre las muelas del juicio y la gingivitis es la falta de espacio. Esta carencia de espacio propicia que las muelas no se desarrollen correctamente y queden parcialmente tapadas por el tejido periodontal, donde se acumularía la placa. La placa, suciedad, restos de comida son los principales causantes de la gingivitis.

¿Cómo tratar este problema a tiempo?

Para tener éxito es importante atacar el problema a tiempo. Hay que identificar los síntomas de la gingivitis y si aún tienes las muelas del juicio. Para profundizar más en el tema, considera estos aspectos:

  • Encías enrojecidas, inflamadas y muy sensibles
  • Sangrado al cepillarte, pasarte el hilo dental o al comer
  • Mal aliento
  • Un cambio en la mordida
  • Presencia de pus en encías y dientes

Estos serían los principales síntomas detectables. Es posible además que aparezca dolor en los terceros molares. Si aún los tienes, lo mejor es extraerlos en la consulta del dentista. ¡Visita al especialista para un buen diagnóstico final!

Suscríbete a nuestra Newsletter

Introduce tu nombre y email y recibirás los últimos artículos y novedades de nuestro blog

Comparte este artículo con tus amigos o familiares

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
DMCA.com Protection Status

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

LIMPIEZA GRATUITA

Rellena tus datos y te daremos cita para una revisión y limpieza bucal gratuita