ortodoncia carmona

Ortodoncia

La ortodoncia es una especialidad odontológica que estudia, previene y corrige las alteraciones de los dientes y su posición, así como el desarrollo de los maxilares y arcadas, y sobre todo, de los trastornos funcionales de la masticación. El fin de un tratamiento ortodóntico es restablecer el equilibrio en la morfología y funcionalidad de la boca. Además contribuye a mejorar la estética facial.

¿A qué edad hay que colocarse la ortodoncia?

No existe una edad definida para tratar las alteraciones o maloclusiones de la boca. Variará en cada caso según el tipo de problema que tenga y la gravedad del mismo. Debemos acudir al ortodoncista tan pronto descubramos o creamos que algo no va bien. Aun que no está demás recordar, que para las revisiones bucodentales, se recomienda que se haga con periodicidad a partir de los seis años. Dada la complejidad de una especialidad como es la ortodoncia, asegúrese de que el odontólogo que le atienda esté debidamente formado, ya que el tratamiento pueda el tratamiento puede no terminar con los resultados que uno espera.

Vigilando los dientes por etapas

Las dientes temporales

Empiezan a salir a los 6 meses y su desarrollo total se completa alrededor de los tres años aproximadamente.

La dentición mixta

Es el periodo que va de los 6 a los 12 años. Durante esta etapa las piezas temporales se van perdiendo para ser reemplazadas de forma definitiva.

Los dientes definitivos

Es el último y definitivo escalón que nos llevará a completar la secuencia de la erupción dentaria, y que se producirá entre los 12 y 14 años, a excepción de las muelas del juicio, que pueden o no erupcionar, o hasta puede que no las tengamos. El adelanto o retraso en esta secuencia no debe preocuparnos, aunque deberíamos consultar al ortodoncista.

Variables según la clase

Clase I

La maloclusión que existe entre ambos maxilares están en relación correcta. El problema de la clase I suele centrarse en la posición adelantada de las piezas dentarias que pueden tener o no apiñamiento dental respecto con sus bases óseas. En algunos de estos casos el ortodoncista nos dirá que es necesario sacrificar algunas premolares para corregir y solucionar el problema.

Clase II

Las que se clasifican en clase II se refieren a las que presentan un adelantamiento del maxilar superior, con o sin posición retrasada de la mandíbula, es decir, con apiñamiento o no, las adelantadas con respecto a su base ósea maxilar. Este tipo de clase se podría evitar con un diagnóstico y tratamiento precoz del caso, que generalmente suele ser más sencillo, aun cuando también requiriese de extracciones.

Clase III

Básicamente se trataría de un caso de predominio mandibular en relación a una situación de maxilar superior atrasada. En la mayoría de casos necesitaría de extracciones para su tratamiento.

Interceptivos y correctivos

Tratamiento de ortodoncia interceptivo

Estos tipos de tratamientos se inician y concluyen durante la etapa que determina la dentición temporal o mixta. Suelen aplicarse para evitar que empeore una situación, o para corregir hábitos anormales.

Los tratamientos interceptivos se orientan a la corrección de cualquier alteración inicial, ya que, de no tomarse medidas, empeoraría la maloclusión.

Tratamiento de ortodoncia correctivo

Es el mas común de los tratamientos, pués es el asociado a la adolescencia. Para los tratamientos correctivos se utilizan, principalmente, dos tipos de aparatos:

  • Aparatos funcionales: Estos aparatos realizan solamente modificaciones en la funcionalidad, para mas tarde con otro tipo de aparatos, realizar los cambios estructurales. Este tipo de aparatos se suelen usar durante la etapa de dentición temporal o mixta. El éxito de estos aparatos radica en la constancia de su uso.
  • Aparatos removibles: Son aparatos que se los puede quitar uno mismo para limpiarlos, y que van sujetos a las piezas dentarias. Sirven para aplicar presiones controladas sobre los dientes que queramos mover o desplazar. Los aparatos removibles se suelen utilizar para expandir el paladar de los maxilares, sobre todo del superior, para corregir las mordidas cruzadas y apiñamiento leve. En ningún caso debemos pensar en este tipo de aparatología como una alternativa a los brackets convencionales.

Aproximadamente duran entre año y medio y tres años, y suelen iniciarse cuando la dentición permanente se ha completado. Aunque no existe una determinada edad ideal para comenzar los tratamientos correctivos, lo cual no signfica que no puedan iniciarse en edad adulta. Es más, no existe razón alguna para que una persona adulta renuncie a un tratamiento de ortodoncia.

Aparatos de ortodoncia fijos

Los aparatos de ortodoncia fijos se podrían definir como lo mejor dentro de la aparatología ortodóncica. Cada aparato tiene una capacidad para actuar de manera diferente en cada caso. La aparatología fija es lo único con lo que se puede realizar todo tipo de movimientos, enderezamiento y torsión, rotaciones, etc.

La utilización añadida de los aparatos extraorales, les aporta componentes de corrección ortopédica, en el más estricto sentido de la palabra.

Para conseguir buenos resultados, los aparatos fijos necesitan de una técnica que consiste en la colocación de bandas y brackets cementados. Además tienen la capacidad de desplazar de forma individual a todos y cada uno de los dientes en cualquier dirección, lo que no sucede con los demás aparatos.